Diógenes Cuevas Flórez

Tranquilidad

Diógenes Cuevas Flórez

Colombia


elditto23@gmail.com

Actualmente es realizador del estudio de televisión de la Universidad de Antioquia y director creativo de la productora Flickmotion. Egresado de Comunicación y Lenguajes Audiovisuales de la Universidad de Medellín.Diógenes se ha desempeñado como director de diferentes videos musicales de reconocidos artistas nacionales y como asistente de dirección para cortometrajes y campañas publicitarias.

Sinopsis

Alejandro, 20, emprende un largo viaje a conocer a Dora, su madre, quien está recluida en un manicomio al otro lado del país. Una vez está en el manicomio Alejandro inventa que uno de los pacientes ha muerto y, aprovechando la confusión, se roba a su madre.

Los dos abordan un bus hacia Medellín, pero Dora no resiste el viaje y vomita, lo que ocasiona que el conductor estacione el vehículo y obligue a los pasajeros a descender. Una patrulla de policías que transita por la vía, llega al lugar y solicita los documentos de los pasajeros. Alejandro, aprovechando un descuido de los policías, se escabulle con su madre por el monte, hasta llegar a un río que les bloquea el camino. Sin dudarlo, Alejandro se amarra a su madre a la espalda, se lanza al agua y atraviesa la corriente hasta la otra orilla.

En la noche, Alejandro y Dora se refugian en un hotel de carretera. Allí se alimentan, compran ropa seca y comparten un momento de calma entre madre e hijo. Más tarde, Dora presenta una crisis de histeria y la recepcionista del motel, alterada por el ruido, amenaza con llamar a la policía. Alejandro y Dora no tienen más opción que huir de nuevo.

Madre e hijo deambulan por las montañas. Al atardecer, llegan a una casa en donde un campesino los recibe con hostilidad hasta que Alejandro ofrece su trabajo a cambio de poder hospedarse en la vivienda. Al día siguiente, mientras Alejandro y el campesino trabajan el campo, Dora se escapa. Alejandro, desesperado, la busca hasta que la oscuridad se lo permite. Esa misma noche, los policías visitan la casa del campesino preguntado por Alejandro. El campesino no lo delata pero, apenas los policías se van, lo expulsa de la casa.

Al otro día, Alejandro observa en una colina una figura desnuda de frente al amanecer. Es su madre, quien con un gesto de tranquilidad parece reconocerlo. Los dos caminan cerca de la carretera hasta que Dora se desploma debido a una fiebre alta. Buscando ayuda, Alejandro llega a un pueblo donde un veterinario examina a Dora y, sin que Alejandro se de cuenta, llama una ambulancia. Al escuchar la sirena de la ambulancia acercarse, Alejandro forcejea con el veterinario y huye de nuevo con su madre enferma.

Al ver a Dora en ese estado deplorable, Alejandro entiende que no puede seguir forzando rehacer el vínculo con su madre y que cada uno pertenece a un lugar diferente; así que con las pocas energías que le quedan devuelve a su madre al manicomio.